Petardas

Este tio rico siempre está trabajando. Tiene una empresa grande a la que dedica mucho tiempo y casi nunca tiene tiempo para el ocio. No suele tener tiempo para salir a ligar con mujeres y mucho menos para tener pareja, así que para ahorrar tiempo, decide contratar a una prostituta de lujo para que le dé mucho placer y le haga todo lo que él quiere y le gusta. Esta prostituta es muy guapa y le ha parecido muy atractivo el empresario, así que no le cuesta en absoluto darle placer a su cliente. Por petición del empresario, se ha puesto una lencería muy sexy y eso hace que su polla se ponga muy dura. Se acerca a el y y poco a poco baja sus manos hasta su polla mientras lame su cuello, poniéndole muy caliente. Se pone de rodillas delante del cliente y se come toda su polla como jamás se lo han hecho. La prostituta tiene mucha experiencia haciendo mamadas y está muy cachonda, así que se trata su polla entera. El tío la pone contra el sofá y le mete toda su polla dura dentro del culo, haciéndole un buen anal. Hace que la prostituta grite de placer y disfrute de verdad. Finalmente se lleva su recompensa y le dice a su cliente que está deseando volver a verle.