Petardas

A esta rusa le encanta el sexo anal, pero su marido siempre está trabajando y nunca le hace caso. El poco tiempo que tiene para ella, además, se lo hace bastante mal, así que se ha visto en la necesidad de buscarse a un amante que le dé todo lo que ella necesita y su marido no le da. A ella le encanta que le abran bien el culito y él está encantado de darle a esta madura mucho placer. Ella se pone una lencería muy sexy para él, para ponerle muy caliente y que le haga todo lo que ella quiera. La zorra rusa se pone de rodillas delante de él y se arrastra hasta su polla, viendo lo dura que se va poniendo su polla. Baja hasta su culo y lame todo desde el perineo hasta su glande, empapándolo todo. Se da la vuelta, abre su culito y se sienta encima de su polla para que entre toda dentro de su tremendo culito. El tío la pone a cuatro aptas y le folla ese culo sin piedad, reventándola toda, haciendo que grite de placer y disfrute como nunca ha disfrutado con su marido.