Depiladas

Esta tremenda MILF pelirroja se acaba de mudar a un piso. Acaba de divorciarse de su marido, después de veinte años de matrimonio. Está encantada de la vida porque ahora podrá hacer lo que ella quiere. Lo único malo es que ahora tendrá que vivir en un piso pequeño, cuando antes vivia en una casa enorme. En cuanto viene al piso conoce a uno de los vecinos. Es un chico mucho más joven que ella, al que no tarda en invitar a un café en su piso para charlar un poco y conocerse, aunque ya todos sabemos cómo acabará. Cuando se están tomando el café en la cocina el tío no para de mirarle las teas a la MILF, ya que lleva bastante escote. Ella se da cuenta, le agarra de la cabeza y le empuja contra sus tetas, para que se las coma todas. El tío se pone cachondísimo, la empotra contra la encimara y la manosea entera, lamiendo sus tetas y dándole pequeños pellizcos en los pezones. Se saca la polla y se la mete toda en la boca a la MILF pelirroja y luego la folla contra la encimera, haciendo que grite como una perra y todos los vecinos se enteren de que la nueva es una guarra.