Depiladas

Esta tremenda MILF espera a que su marido vuelva de trabajar para darle caña, como a ella le gusta. Es su segundo marido y hace nada se casaron. Su primer marido no le hacía caso porque siempre estaba trabajando y, a pesar de que esté bastante buena, él ni siquiera la miraba. Ella se cansó de esa situación y se divorció de él, llevándose la mitad de su fortuna. Se hizo bastantes retoques y no tardó en encontrar a un hombre nuevo que le da todo lo que ella quería. Le espera impaciente todos los días para que venga a darle polla y él cumple siempre. La pone de rodillas nada más llegar y le hace comerse toda su polla, metiéndosela hasta la garganta. La tumba en la cama y le lame el coñito y luego la penetra con fuerza, metiéndole su gorda y húmeda polla hasta el fondo. La pone a cuatro patas y destroza su coño, follándola muy fuerte mientras le da unos buenos azotes en el culo. De vez en cuando se agacha y le lame el coño otra vez y vuelve a follarla hasta darle toda la leche en la boca y en las tetas.