Maduras 0 visitas Visitas

Esta mujer hace años que es viuda y desde entonces nunca había tenido relaciones con hombres por respeto a su difunto marido. Hace unos meses estaba pensando en conocer a algún hombre porque se sentía muy sola y conoció a un vecino suyo, que llevaba un tiempo detrás de ella. Un día decidió darle una oportunidad y, después de una buena cena el vecino se le lanzó. Vienen a casa y la madura deja que su vecino le haga el amor. Se pone una bata muy sexy y él se desnuda rápidamente para follársela. Hace mucho que no follan los dos y están algo nervioso, pero nada que no se pueda arreglar con unas copas de vino. La madura se quita la bata y le muestra su cuerpo desnudo, que no está nada mal para la edad que tiene. Se pone a cuatro patas en la cama y le pide a su vecino que la folle duro, que vuelva a hacerle sentir lo que es hacer el amor. El vecino se esfuerza al máximo y le hace gozar a la madura, que tanto tiempo no ha probado una buena polla.