Depiladas 18 visitas Visitas

A esta mujer la han contratado para que sea la nueva secretaria de la oficina. Resulta que hubo otra antes de ella, pero ya se ha jubilado y han tenido que prescindir de ella y contratar a una nueva, pero lo que no sabían es que esta secretaria es una ninfomana. Le da igual tirarse a cualquiera, que estar masturbándose en la oficina como si nada. Se ha esperado a que la mayoría de los trabajadores de la oficina se vayan a su casa al acabar su jornada laboral, y cuando ya quedaban muy pocos empezó a masturbarse en su escritorio. Se quita la falda y debajo lleva unas medias muy sexis con agujeros, que quitarían el aliento a cualquiera. Entre las piernas hay un agujero y así ella puede acceder fácilmente a su húmedo coñito. Empieza a frotárselo con los dedos, notando cómo se va mojando poco a poco, humedeciendo sus dedos. Lleva las mano a su boca y saborea su flujo vaginal, relamiéndose cachonda. Se mete toda la mano dentro del coño y no para de masturbarse hasta que se corre.