Maduras 7.117 visitas Visitas

Esta madura rubia está encantada de la vida. Hace poco se divorció de su marido porque se aburría con él. Ella lo que quería era vivir la vida y ahora disfruta al máximo. La MILF se ha quedado con la casa y con un montón de dinero para poder operarse, así que ahora está muy buenorra y se puede follar a quien quiera. Hace poco conoció a un tío negro que le da todo lo que ella quiere. Viene cuando la MILF quiere, la folla muy duro, le hace gozar y se larga a su casa, así que está encantada. Siempre se pone muy sexy para él, para ponerle muy cachondo y que le dé lo que ella se merece. El negro la agarra de ese tremendo culito que tiene y lo azota fuerte mientras ella se restriega contra su polla. La rubia le saca la polla del pantalón y se la mete en la boca, poniéndola muy dura. Se pone muy cachonda porque esa polla es enorme y le hace disfrutar muchísimo. El negro la lleva a la cama y allí la folla en todas las posturas que ella quiere, haciéndole gritar como nunca lo ha hecho y haciendo que se corra varias veces antes de darle toda su leche en la boca.