Gordas 14.800 visitas Visitas

A esta gorda le encanta comprarse lencería. Se siente mucho más sexy con esa lencería tan provocativa puesta. Además, a su marido también le da mucho morbo que sea tan viciosa y le encante provocar, así que se pone muy caliente cuando la ve así. Se pone la lencería y se pasea por el patio con esa ropa puesta, poniéndole muy caliente. Se frota por toda su polla y nota lo dura que se pone gracias a ella. Su marido la lleva dentro de casa, la pone encima de él y la gorda le cabalga, saltando rápido encima de su polla mientras gime y le frota sus enormes tetas por la cara. El tío la pone de rodillas, la agarra del pelo y la empuja contra su polla, para que se la coma entera y la gorda obedece. La chupa muy bien y la empapa con su saliva para que después la folle muy duro. El tío la pone a cuatro patas y la folla fuerte, metiéndole todo su rabo hasta el fondo de ese coño tan gordo que tiene su mujer hasta que ya no aguanta más de lo caliente que está ese coño y acaba corriéndose encima de su culo.