Depiladas 5.478 visitas Visitas

A esta rubia le encantan las buenas pollas negras. Se vuelve loca cuando tiene la oportunidad de comerse una buena polla negra, así que lo aprovecha al máximo. Se pone de rodillas delante del negro y se arrastra hasta su polla mientras se relame y le mira con esa carita de guarra que tiene. El negro no puede evitar ponerse muy cachondo con esta zorra tan viciosa, así que se saca la polla, la agarra de la cabeza y la empuja contra ella para que se la meta toda hasta la garganta. La rubia traga muy bien y la empapa entera con su saliva para que esté bien húmeda y deslice dentro de ella. El negro la pone con el culo en pompa y le mete toda su polla gorda hasta el fondo de su culo, haciéndole un brutal anal a esa rubia tan cachonda. La tira encima del sofá y la revienta, como a ella le gusta, hasta correrse encima de su tremendo culito.