Maduras

Esta mujer madura, a pesar de ser ya bastante mayor, sigue teniedno la misma líbido que cuando era una adolescente que follaba con todos los chicos de clase. Todos los fines de semana, cuando ni su marido ni ella trabajan se pasan las horas follando. Les encanta echar un buen polvo y disfrutar de numerosos orgasmos juntos. Aunque lleven muchos años casados, siguen teniendo la misma pasion entre ellos dos y por eso pueden pasárselo tan bien. Cuando su preciosa mujer madura vuelve de trabajar, él se acerca a ella por detrás y empieza a acariciar todo su cuerpo, haciendo que se ponga muy cachonda. Su mujer rubia se pone tan cachonda que se pone de rodillas de su marido y le saca la polla del pantalón. La agarra con la mano y se la mete toda en la boca y la chupa con ganas, empapándola entera con su saliva y frotándosela por la cara. Se pone encima de su marido y empieza a cabalgarle, saltando rápido encima de su polla entre gemidos hasta recibir toda su leche.